GRAUS

Los Calibo reconocen la labor de las residencias de mayores de Ribagorza

Este año no se convocaban los 33º Premios Calibo ya que, por unanimidad, se decidía otorgarlos directamente a las cuatro residencias

Graus. Fiestas Calibo 20
Cada una de las residencias (Graus, Benabarre, Castejón de Sos y Campo) recibía un premio Calibo

Las fiestas de Graus deberían haber terminado, este martes, con la celebración del Homenaje a la Ribagorza y la entrega de los Premios Calibo pero siguiendo la tónica de la celebración a puerta cerrada y su posterior emisión, el acto de entrega se llevó a cabo hace algunos días en el jardín de Espacios Pirineos con la asistencia de la corporación municipal encabezada por la alcaldesa Gemma Betorz, la presidenta de la comisión comarcal de servicios sociales, Esther Cereza, y los alcaldes y representantes de las cuatro residencias de mayores del territorio ubicadas en Castejón de Sos, Campo, Graus y Benabarre que, este año, eran las galardonadas con los Calibo para reconocer la labor que han desempeñado durante la pandemia y el esfuerzo realizado por usuarios y trabajadores.

El primero de los Premios Calibo, para la residencia ‘Valle del Ésera’ de Campo, lo entregaba Roque Vicente, teniente de alcalde de Graus y lo recogían Eusebio Echart, alcalde de Campo, y Carmen Moral, coordinadora del centro, que sólo tenían palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento de Graus, la Comarca, para las personas que están trabajando en las residencias y han colaborado, y, sobre todo, a quienes residen en ellas.  

Eusebio Echart y Carmen Moral

Esther Cereza, presidenta de la comisión de acción social de la Comarca, entregaba el Premio Calibo al Instituto Municipal de Servicios Asistenciales y Residencia de la Tercera Edad de Benabarre que recogían Yolanda Castelló, teniente de alcalde del Ayuntamiento, quien indicaba que no había colectivo más merecedor de estos galardones y agradecía al equipo directivo y técnico la capacidad de respuesta y previsión en los primeros días de la pandemia, y a toda la plantilla del centro por su trabajo, dedicación y disponibilidad. Maica Navarro, en representación de toda la comunidad de la residencia, reivindicaba el trato con dignidad a quienes viven en ellas  y, para ello, solicitaba que se les dote de medios y apoyos.

Yolanda Castelló y Maica Navarro
Graus. Fiestas Calibo 20 2
Foto de familia de los asistentes al acto celebrado, a puerta cerrada, en el jardín de Espacio Pirineos

El tercero de los Calibo, que entregaba Javier Salamero, concejal de fiestas, era para la Fundación Municipal Centro de la Tercera Edad de Castejón de Sos. Lo recogían Isabel Sarasa, gerente de la misma y José Manuel Abad, alcalde de la localidad, quien recordaba los momentos tan duros que se vivieron en esta residencia en los primeros días de la pandemia. Agradecía la unión y el respaldo de todas las administraciones y vecinos y destacaba que lo que ha conseguido esta situación es que se haya sacado nuestra versión más humana.

José Manuel Abad

El último de los Calibo era para la residencia Doctor José Luis Cudós de Graus que entregaba la alcaldesa Gemma Betorz y recogía Ana Brun en representación del centro en un año, decía, complicado para quienes cuidan a los mayores y para los residentes. Explicaba que éstos habían aceptado el cierre de la residencia el 13 de marzo como un bien para ellos y, por parte de los trabajadores se había hecho un esfuerzo para que mantuvieran el contacto con sus familias y por organizar actividades que ayudaran a mantener su ánimo. Tenía palabras de agradecimiento para compañeros, vecinos e incluso los niños del colegio por los mensajes de apoyo, para quienes colaboraron cosiendo o aportando material y, especialmente, para la alcaldesa por su ánimo.

Ana Brun

El emotivo acto de entrega de los Calibo lo cerraba Betorz que indicaba que la corporación municipal había considerado imprescindible el reconocimiento a las residencias cuyo personal ha trabajado con incertidumbre y, sobre todo, con miedo pero, también,  con una entrega y profesionalidad exquisita.

Gemma Betorz

Agradecía la labor de las personas y empresas que colaboraron con las residencias y familias y les trasladaba el respeto de todos los comarcanos.

La alcaldesa concluía dirigiéndose a sus vecinos señalando que ‘la fiesta empezará de nuevo y oiremos gaitas y jotas y albadas y trabucos y cohetes y este 2020 será historia y, desde este momento, esperaremos impacientes las fiestas de 2021’.


Comentarios