MONTAÑA

Los establecimientos montañeros de la FAM superan las 103.000 pernoctaciones

Los 14 refugios que gestiona la FAM registraron más de 76.000 pernoctas, es decir, un 10& más que en 2018

Refugio de La Renclusa
Los refugios de Góriz, La Renclusa (en la imagen) y Ángel Orús se mantienen como los tres con más pernoctaciones

La ocupación de los refugios, albergues y escuelas de montaña gestionados por la Federación Aragonesa de Montañismo continuó incrementándose durante 2019 hasta sumar 103.134 pernoctaciones frente a las 96.669 de 2018, lo cual supone, un incremento interanual del 6,68%. La FAM gestiona 16 establecimientos montañeros, entre los que figuran 14 refugios de montaña, que registraron 77.065 pernoctas (un 10% más que en 2018), albergues y escuela de montaña.

Aunque sólo se contabilizan las de aquellos que hacen noche, los visitantes de día, que también usan los servicios de los refugios de montaña, aumentan, igualmente, año tras año, consolidando la relevancia de estas instalaciones como infraestructuras deportivas y turísticas en un territorio, Aragón, que tiene a la montaña como uno de sus más sólidos atractivos.

El mayor número de pernoctas a lo largo del año se da en los refugios que se sitúan en torno a los macizos más emblemáticos de los Pirineos, puesto que, montañas como el Aneto o el Monte Perdido son el objetivo de muchos montañeros y los refugios ofrecen un apoyo clave y un importante elemento de seguridad para acometer su ascensión. Así, el emblemático refugio de Góriz, cercano a la cima del Monte Perdido, en el valle de Ordesa, mantuvo en 2019 su liderato en número de pernoctas, seguido por La Renclusa y el Ángel Orús, refugios de referencia en las ascensiones al Aneto y al Posets, respectivamente.

Además de por su ubicación en cascos urbanos, las escuelas de montaña se diferencian del resto de la red por ser instalaciones utilizadas a lo largo del año en actividades formativas que, junto con los grupos escolares, proporcionan buena parte de su público usuarios. En conjunto, la Escuela de Montaña de Benasque y la Escuela Refugio de Alquézar registraron 20 814 pernoctas en 2019, una cifra similar a la del año precedente y que representa el 14,2 % del total registrado en el conjunto de las instalaciones montañeras gestionadas por la FAM.

Procedencia

La procedencia de los alojados en las instalaciones montañeras de la FAM (excluidas las escuelas, por el motivo señalado) continúa siendo muy variada, con visitantes de toda España, si bien Cataluña (16 %) y Aragón (15,8 %) son de nuevo las dos comunidades que más pernoctas aportaron, sumando casi un tercio del total. En tercer lugar se situó Francia con un 13 %, que en los últimos años ha superado al País Vasco (12,2 %), a Valencia (11,4 %) y a Madrid (10 %) como lugares de origen de los usuarios que pernoctan en estas instalaciones.

En las escuelas de Benasque y Alquézar, conjuntamente, prácticamente la mitad de las pernoctas fue realizado por personas y entidades de Aragón, origen al que siguió Francia con un 12 % y Cataluña con el 10 %.
El aumento del público francés se ha venido registrando en toda la red, con mayor incidencia en los tres refugios que se integraron en el proyecto comunitario Entrepyr I (Bachimaña, Respomuso y Casa de Piedra), prueba de la positiva repercusión que este tipo de proyectos transfronterizos tiene en la dinamización de las infraestructuras montañeras. La puesta en marcha a lo largo de 2020 del Entrepyr II, que incluye a todos los refugios de la cordillera pirenaica, hace prever a medio plazo un mayor crecimiento del público internacional en el conjunto de las instalaciones montañeras aragonesas.

Más de una tercera parte de los usuarios son federados de montaña. Del total de pernoctaciones registradas en la red aragonesa (con la excepción de la EMB, en la que no se hacen distinciones por poseer licencia federativa), un 38,7 % correspondió a personas con licencia federativa de montaña, nacionales (34,09 %) y extranjeros o recíprocos (4,61 %), sin que apenas haya habido variación respecto a 2018.

Las vacaciones y el buen tiempo son la combinación perfecta para las rutas de montaña, aunque la ocupación aumentó a lo largo de todos los meses del año. Como es habitual, la estación estival concentró también en 2019 el mayor número de visitantes, siendo agosto el mes de máxima ocupación con 20 030 pernoctaciones (19,4 %), seguido de julio con 19 699, el 12,2 %.

Esta tendencia al alza registrada año tras año en las pernoctas en nuestros refugios no es sino la combinación del trabajo constante que desde hace años se realiza por parte de la FAM, la profesionalidad de los equipos de guardas y el apoyo de las instituciones. Factores que han hecho que nuestra red de refugios se convierta en un verdadero referente para todos los aficionados a la montaña.

Comentarios