51 FESTIVAL FOLKLÓRICO DE LOS PIRINEOS

Los luthiers traen al Festival Folklórico de los Pirineos de Jaca el origen de los instrumentos

Habrá instrumentos desde la edad media y algunos reproducidos a partir de la tecnología de impresión 3D

La Escuela de violería de Zaragoza es una de las presentes en la Feria de Luthiers de Jaca
La Escuela de violería de Zaragoza es una de las presentes en la Feria de Luthiers de Jaca

En una época en que, debido a las circunstancias sanitarias, los encuentros de luthiers son menos frecuentes, Jaca apuesta por reunir a profesionales de la lutería para descubrir los orígenes de la música y los sonidos, a partir de la construcción tradicional de instrumentos pero también descubriendo las técnicas más avanzadas. El evento ha sido posible gracias a la iniciativa, coordinación y organización de Luis Salesa.

El Festival continúa con su apuesta por la multiculturalidad, el folklore y el hermanamiento, por “mantener viva la llama del Festival y el voluntariado y apoyar la riqueza de nuestra cultura” —como ha indicado Olvido Moratinos, concejal delegada del Festival durante la presentación—, y por ello ha querido mirar también a los orígenes de la música, con una “Feria de Luthiers” en la que creadores de instrumentos venidos de todo el territorio nacional —con representantes del País Vasco, Navarra, Cataluña, Castilla-La Mancha o Aragón, entre otras— se reunirán en la plaza Biscós del 30 de julio al 1 de agosto para mostrar el proceso de elaboración, orígenes y peculiaridades de gaitas de boto, dulzainas, vihuelas, guitarras, laudes o percusión, entre otros muchos que podremos descubrir durante el fin de semana del Festival.

En la Feria de Luthiers encontraremos constructores de instrumentos antiguos —medievales, del Renacimiento o del Barroco—, gaitas de boto, guitarras, laudes y mandolinas pero también innovaciones como el corazón cónico de los txistus de Gancedo , los instrumentos de viento renacentistas creados con una impresora 3D o la línea de tambores creada en fibra de vidrio de Ezpela. Todo ello sin olvidar vihuelas, guitarras, sacs de gemecs, xeremies de Mallorca o trompas ribagorzanas, entre otros.

El viento, la cuerda y la percusión, la tradición y la modernidad se darán cita en Jaca de la mano de los aragoneses, Pablo Morales y Nacho Martínez así como la Escuela de Violería de Zaragoza, José Antonio Plana de Calanda y Christian de Villiers desde Zaragoza. El País Vasco estará representado por José Mari Gancedo, Cataluña por Jordi Aixalá y Joan Pellisa, Navarra por Raúl Pariente y, finalmente, Tomás Leal desde Cuenca.

Los luthiers de la Feria vienen de diferentes comunidades, pero destaca la presencia de José Mari Gancedo, segunda generación de constructores de instrumentos, en especial de txistus, y cuya familia construyó los primeros chiflos de Jaca recuperados hace unos treinta años. En aquel entonces, por un contacto fortuito, les pidieron construir este instrumento del que no había modelo físico. Con un interesante trabajo de investigación, obtuvieron un prototipo a partir de fotografías antiguas y de los planos del único modelo antiguo que se conserva y de un ejemplar del de Yebra.

La Feria de Luthieres abre sus puertas el viernes día 30 a las 18’30 horas, hasta las 22 horas, el sábado estarán por la mañana y por la tarde y el domingo sólo por la mañana (10 a 14 horas)