naturaleza

Los milanos reales  acortan su estancia en Binaced

El Fondo Amigos del Buitre está estudiando los motivos que apuntan al cambio climático

Milano Real
Uno de los milanos que llevan GPS / sociedad


Gracias a los 20 emisores GPS colocados en ejemplares de milanos reales en el comedero de Binaced por el Fondo Amigos del Buitre, se puede conocer los hábitos de migración que tienen las aves rapaces una vez terminan su estancia invernal en el Cinca Medio.


El Fondo Amigos del Buitre explica que poco a poco van abandonando sus instalaciones los milanos y que con el proyecto que se lleva a cabo, en parte con SEO-Monticola se puede saber que, por ejemplo, un ejemplar recorre Europa hasta Alemania donde criará. Información necesaria para preservar la especie.
Estos son algunos de los datos que recogen en el Fondo, en combinación con un equipo de Seo-Monticola, dentro del seguimiento que se hace a los milanos para conocer cuáles son sus destinos, después de pasar el invierno en Binaced.
Cabe recordar que el dormidero del Cinca Medio es, posiblemente, el más grande de Europa con una población de 1.123 ejemplares, aunque como señala José Manuel Aguilera, presidente del Fondo se ha detectado que cada vez son menos los que se acercan a Binaced y su estancia es muy breve, por lo que se está estudiando los motivos de estos cambios, que apuntan al cambio climático. Por ejemplo, había otros que habitualmente se trasladaban al norte de África y ahora lo hacen la localidad mediocinqueña.

Aguilera Milano

José Manuel  Aguilera, presidente del FAB

FAB
Fundada en 1986, la asociación Fondo Amigos del Buitre (FAB) es una entidad conservacionista sin ánimo de lucro. Tiene como fin la protección, conservación y divulgación de las aves carroñeras y sus hábitats. Sus principales actuaciones son la manutención de comederos artificiales para buitres, alimoches y milanos, así como cebaderos para quebrantahuesos en el Pirineo aragonés y sus estribaciones.
El Fondo Amigos del Buitre comienza, en 1986, a normalizar áreas de alimentación suplementaria para aves carroñeras en distintas localidades del Alto Aragón. Si bien esta actividad la venían llevando a cabo con anterioridad, desde 1980 aproximadamente, como iniciativa personal los socios fundadores: David Gómez Samitier, Manuel Aguilera Sanz y Pepe Chaverri.
En estos lugares, se realizan aportes de comida a estas aves en colaboración con el mundo rural y con la colaboración de distintas entidades y asociaciones. El conjunto de estas Áreas de Alimentación Suplementaria constituye el llamado Proyecto Gypaetus-percnopterus. Los nombres latinos de quebrantahuesos y alimoche se combinan para dar fuerza a la base del proyecto, que consiste, fundamentalmente, en la creación y posterior manutención de comederos, Áreas de Alimentación Suplementaria (técnicamente A.A.S.), que pretenden sustituir a los antiguos muladares rurales en zonas controladas sanitariamente, donde la diversificación de alimento se evalúa y orienta a los niveles óptimos de aprovechamiento por parte de las aves.