Graus

Los premios de Deporte y los Calibo despiden un ‘septiembre sin tradición pero con emoción’

El espectáculo de Roberto Ciria,'Así sonó el Altoaragón' cerró el programa de actos en el centro recreativo

Graus. Premios Deporte 21
Foto de familia de todos los deportistas premiados en el transcurso de la gala

Con el reconocimiento a los deportistas más destacados de la pasada temporada y la entrega de los premios Calibo de La Ribagorza, el área de festejos del Ayuntamiento de Graus, daba por finalizados, este miércoles, los actos de un programa llamado ‘Septiembre sin tradición pero con emoción’ que los grausinos comenzaron a desgranar el 4 de septiembre con el acto del pregón. La entrega de los galardones, por motivos sanitarios, cambiaba el habitual escenario de la plaza Mayor por el del teatro Salamero, con un aforo limitado.

El acto comenzaba con la entrega de los Premios del Deporte para reconocer como Deportistas Locales Destacados, a las gimnastas Ángela Losta y Alba Almuzara, los atletas Juan y Javier Díaz Girón, los jugadores de baloncesto Mario Ciutad Larramona y Lerey Larruy, y el ciclista Luca Riverola. El premio al Club Local era para el equipo juvenil del C.F Graus, el de la Constancia Deportiva lo recogía Elena Fortuño y el de Club/Deportista Ribagorzano más Destacado, Juan Miguel Royo, director del Open Internacional de Ajedrez de Benasque. Los premios eran entregados por Marcel Iglesias, presidente de la Comarca y Beatriz Cosculluela, concejal de deportes.

Graus. Premios Calibo 21
En esta ocasión, los Premios Calibo se entregaron, no en la plaza Mayor, sino en el teatro Salamero ante un aforo limitado

A continuación se entregaban los premios Calibo. En primer lugar el galardón para la Mejor Labor Empresarial para Pescados Mur, que subieron a recoger tres generaciones de la familia. Fue Eugenia quien tomó la palabra para agradecer el galardón y recordar a Ramón, Carmen y Amparito los emprendedores, dijo, que fundaron el negocio hace más de 80 años, aunque no fueron nada fáciles esos primeros pasos. Tras Pepito, ella y Javier son la tercera generación que lucha por mantener el negocio y agradecía a todos los que hacen que Pescados Mur siga vivo día a día.

El Calibo a la Mejor Labor de Promoción Cultural y de Desarrollo del Territorio era para el centro de ciencias Pedro Pascual de Benasque y lo recogía Manuel Asorey, director del mismo, quien se remontaba al año 1995 para recordar que surgió como una iniciativa de dos jóvenes físicos, él mismo e Ignacio Latorre, codirector del centro, liderados por Pedro Pascual. Desde entonces más de 14.000 científicos han pasado ya por el centro. Señaló que aspiran a seguir siendo el faro que atrae a los científicos al Pirineo.

Por último, Pilar Rodríguez, recogía el Calibo como Mejor Labor Docente y Social. Agradecía la oportunidad que se le brindaba de poder dar visibilidad a la labor de la escuela pública. Desde que llegó al colegio Joaquín Costa de Graus en 1990 éste se convirtió, dijo, en su segunda casa y donde pudo hacer realidad el sueño que tenía desde pequeña: ser maestra.

El acto lo cerró la alcaldesa Gemma Betorz que tuvo palabras de reconocimiento para premiados y galardonados y que quiso recordar otros años de los Calibo.

Por un lado, el año 2020, donde fueron protagonistas las cuatro residencias de mayores del territorio, para volver a poner en valor la labor de los trabajadores, cuando se han vivido unos días muy complicados en el centro de mayores de Graus, y enviar un mensaje de ánimo para los residentes.

Y, por otro, el 2012, cuando recibieron los Calibo los delegados de alcaldía del municipio. Betorz quiso recodar esta fecha para volver a agradecerles la tarea pero, sobre todo, para recordar a José Miguel Cadena, alcalde pedáneo de Torrelabad, fallecido, recientemente, en un accidente de tráfico del que quiso destacar su trabajo y cercanía.

Acabó su discurso recuperando las palabras con las que concluía su saludo en el Llibré: ‘volverán los días de fiesta y nos encontrarán a todos juntos, ansiosos por celebrar.