navidad

Los Reyes Magos, fieles a la tradición, llegaban en tren a Monzón

LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad
LOS REYES MAGOS A SU LLEGADA A MONZÓN / sociedad

A las 19:00  de este  miércoles, salían por las puertas de la Estación de Tren de Monzón, los Reyes Magos junto a sus pajes. El alcalde de Monzón, Isaac Claver, les hacía entrega de las llaves de la ciudad para que puedan entrar esta noche en todos los hogares a dejar sus regalos.

En la plaza niños y padres saludaban a los Reyes con sus mascarillas y en menor cuantía que antes de la pandemia.

Como había anunciado el concejal de Festejos, Javier Vilarrubí, este año no había animación como otros años, aunque si desfilaban las carrozas para el disfrute de los más pequeños.

Los magos de Oriente estrenaban recorrido por la pandemia así que el recorrido era
por la calle Jaime I, Avenida Lérida, Paseo San Juan Bosco y que concluirá en la nave de la Azucarera.

Los asistentes debían llevar la mascarilla y mantener la distancia de seguridad en todo momento. Además, para evitar las aglomeraciones y por recomendación sanitaria, se suspendía el discurso de los Reyes Magos en la Plaza Mayor y tampoco se lanzaban caramelos, serpentinas ni confetis. Para mantener el espíritu de la cita, los pequeños podían realizar sus peticiones a sus Majestades de Oriente, que los atendían desde las carrozas.

Tras su llegada a la campa del Belén, los Reyes Magos se subían a coches descapotables para hacer un recorrido por la ciudad
En su estancia en Monzón visitaban a los vecinos de los núcleos de Selgua y Conchel, así como a los mayores de las residencias Riosol y Torrefuentes y a los usuarios del Centro Reina Sofía.

Al finalizar la cabalgata los Reyes Magos se subían a coches descapotables para hacer un recorrido por la ciudad.