BENABARRE

Los ‘salvatges’ de Benabarre celebran una de sus ediciones más espectaculares

La plaza se llenaba de vecinos y turistas para asistir a la representación de esta Fiesta de Interés Turístico Regional

Salvatges 18 1
Aspecto que presentaba este sábado la plaza de Benabarre

La plaza de Benabarre se llenaba, este sábado, de público para asistir a la representación del Ball dels Salvatges, la primera tras la declaración en 2016, como Fiesta de Interés Turístico Regional. El esfuerzo de la organización, en esta edición, para lograr que esta tradición siga creciendo obtenía una gran respuesta del público. Se calcula que alrededor de dos mil personas presenciaban la representación.

La escenificación que arrancaba poco después de las 19.30 horas, era conducida por Amanita y Bonifaci y comenzaba con la llegada en un Seat 600 del matrimonio al que se homenajeaba este año. Se trataba de una pareja que había elegido este día para casarse en el castillo. Ella española de raíces benabarrenses y él noruego, residentes en Singapur, que junto a sus familiares e invitados vivían una jornada muy especial.

Salvatges 18 2
Los recién casados ocupando su sitio en el escenario

Tras ellos hacían su aparición en la plaza las damas y, a continuación, los caballeros y los cazadores, tratando de obtener su amor, y por último, hacían su entrada los ‘salvatges’ que acababan con la paz y armonía del momento y generaban el caos, tomando el Ayuntamiento, donde izaban su bandera, apresando a las autoridades y tomando prisioneros.

Salvatges 18 3
Los 'salvatges' de Benabarre

No faltaba el juicio, con la jueza ‘Llanega’, y la crítica a los temas que han sido actualidad en el último año, relacionados con el caso Noos, la Familia Real, la aplicación del 155 o la Manada, de hecho, los ‘salvatges’ descolgaban una pancarta en la fachada del Ayuntamiento en la que se podía leer ’No es no’ y se gritaba ‘Mujeres unidas jamás serán vencidas’.

Salvatges 4
La pancarta que descolgaban los 'salvatges' 

La consejera María Victoria Broto que, por primera vez, acudía a esta fiesta reconocía que le había gustado todo, desde la decoración de calles y balcones, hasta la música o los trajes pero, especialmente, la entrada de los ‘salvatges’ y las alusiones y homenaje a las mujeres en lo que es, decía, ‘una fiesta de las mujeres’.

A los prisioneros se les juzgaba por abusar de términos como justicia, por provocar fracturas en la sociedad o por solucionar con leyes lo que sólo necesita diálogo. Al final se restauraba el orden y las damas volvían a dominar la situación.

Salvatges 5
El ball concluía con el orden, nuevamente, restaurado y el triunfo del amor

El alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, se mostraba muy contento con el resultado. Se ha hecho más esfuerzo que en otras ediciones, decía, con la decisiva participación del campo de trabajo que se hacia evidente en escenografía o vestuario y que le daba un plus de calidad al ball.

La próxima representación llegará en agosto de 2020 aunque organización y vecinos no tardarán mucho en comenzar su preparación.

Comentarios