AECC

María Barrabés: ‘El cáncer me dio más de lo que me quitó’

Fue una de las cinco mujeres que participó en la ascensión al Kilimanjaro tras haber superado un cáncer de mama 

Maria Barrabés
Maria Barrabés en la charla este jueves en Graus


Hace cuatro años, María Barrabés, vecina de la localidad mediocinqueña de Binaced, formó parte del Reto Pelayo Vida, ofreció una charla en Graus, organizada por la junta local de la AECC, en la que trató de transmitir un mensaje lleno de vida y optimismo y de potenciar el deporte, en su caso, la montaña, como una oportunidad frente a la enfermedad.

En 2015, María y otras cuatro mujeres, que habían superado un cáncer de mama, se enfrentaron al reto de coronar el Kilimanjaro. Cuatro años después lo sigue recordando como una experiencia increíble porque ‘fueron 12 días fuera de nuestra zona de confort, con episodios de debilidad que logramos superar apoyándonos unas a otras’.

María Barrabés

Explicaba que el reto le ayudó a darse cuenta que era capaz de hacer muchas cosas y que sólo es necesario proponérselo. Desde entonces, dice, ‘no paro de hacer cosas’. De hecho continua escapándose a la montaña cada vez que puede porque es su zona de confort, donde ha tomado decisiones muy importantes para su vida.

El cáncer indicaba es una enfermedad muy cruel por eso, en sus charlas, intenta explicar como ella trató de dar una oportunidad a todo lo malo que le estaba pasando. El cáncer dice ‘me ha dado más de lo que me ha quitado’. Saber vivir, disfrutar de su familia y amigos o saborear cada minuto de la vida.

María Barrabés

En su caso, además, 15 días después de ser operada de cáncer de mama se enteró que estaba embarazada de su hijo Jesús que hoy tiene siete años. Él fue quien me ayudó a superar la enfermedad porque me convirtió en una madre y no en una enferma, dice María.

Explicaba que el reto le ayudó a darse cuenta que era capaz de hacer muchas cosas y que sólo es necesario proponérselo. Desde entonces, dice, ‘no para de hacer cosas. De hecho continua escapándose a la montaña cada vez que puede porque es su zona de confort, y donde ha tomado decisiones muy importantes para su vida.

Al final añadía, la ascensión a una montaña, y la superación del cáncer, tienen mucho en común porque, en ambos casos, empiezas sin saber que vas a encontrar en el camino, pero cuando ves la cumbre o el final del tratamiento piensas ‘ya estoy llegando’

Comentarios