GRAUS

La primera mesa sobre la calidad de las aguas dio voz a todos los sectores

Es difícil que se puedan instalar nuevas explotaciones ganaderas o ampliar las existentes por la dificultad en la gestión de purines 

Graus. Mesas agua
Imagen de los participantes antes de iniciar la reunión

En el encuentro participaron representantes de los cuatro grupos políticos del Ayuntamiento (PSOE, PAR, PP y Podemos), ganaderos del sector porcino, de SOS Ribagorza, de la Comisión Gestora de Aguas de Torres del Obispo y de la Asociación de Empresarios de Ribagorza. Todos ellos pudieron intervenir para exponer su opinión.

Las conclusiones que se alcanzaron, tras escuchar a los grupos ecologistas, pedir más analíticas, y a los ganaderos manifestar su malestar, por haber sido puestos en el punto de mira, y reivindicar el sector como fundamental para el desarrollo económico del territorio, fueron colaborar para mejorar la gestión de purines, recopilar información de los análisis que realizan periódicamente, diferentes organismos y volver a reunir a la mesa con la participación de más actores.

El Ayuntamiento de Graus impulsó la celebración de una mesa participativa acerca de la calidad de las aguas en el municipio de Graus que se celebró, esta semana, en el salón de plenos del consistorio con el objetivo de conocer los informes solicitados por el Ayuntamiento acerca de las analíticas de las aguas y el estudio para evaluar la capacidad del municipio para acoger nuevas explotaciones de porcino.

Todos los participantes pudieron conocer los informes solicitados por el Ayuntamiento a la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Instituto Aragonés del Agua que aportan, explicaba la alcaldesa Gemma Betorz, cierta tranquilidad porque las conclusiones no son alarmantes y ninguno determina que las explotaciones ganaderas sean la causa de la concentración de nitratos.

Gemma Betorz, alcaldesa de Graus

Por lo que se refiere al estudio de la capacidad del municipio para acoger nuevas granjas encargado a la empresa Ingeniería y Servicios Forestales concluye que el término municipal se encuentra casi saturado y, aquellas zonas que todavía podrían acoger alguna explotación ganadera son de difícil acceso y, en algún caso, incluso es difícil la obtención de agua para suministro de la explotación.