RIBAGORZA

Montanuy y Bonansa acogieron las jornadas Learn Spanish

En la actividad organizada por la asociacion Punto Pirineos, participaron turistas y también vecinos de la zona

Punto Pirineos. Jornadas
Las jornadas permitían aprender y practicar la lengua castellana y, al mismo tiempo, descubrir el entorno

La asociación de empresarios turísticos Punto Pirineos llevó a cabo, este fin de semana, las jornadas Learn Spanish, dedicadas a descubrir y conocer el entorno de los municipios de Montanuy y Bonansa y, al mismo tiempo, aprendiendo y practicando la lengua castellana. Participaron turistas y visitantes de Francia, Brasil o Cataluña pero también vecinos de la zona.

Durante tres días realizaron diferentes actividades en una inmersión lingüística completa en lengua castellana que agrado mucho a los participantes extranjeros, pero también el dialecto local de la zona despertó la curiosidad de los que ya dominaban la lengua castellana.

Punto Pirineos. Jornadas
Las jornadas han tenido como escenario los municipios de Montanuy y Bonansa

El primer día se desarrolló en el Valle de Barrabés y se visitó el Centro de
Interpretación de Aneto, recorriendo, posteriormente, un tramo del sendero de
la Creu. Por la tarde, la visita se centró en la carnicería Porté-Estop de Vilaller, lugar en el cuál se habló y se degustaron algunos de los productos locales de la zona.

La jornada del sábado se desarrollo en el valle de Baliera, en la localidad de Castanesa donde se visitó el museo Municipio de Montanuy, posteriormente, se recorrió la villa descubriendo los elementos culturales y tradicionales de la misma. El paseo finalizó después de llegar al mirador de
Piedad, lugar en el que se disfrutó de unas espectaculares vistas de todo el valle. A mediodía los participantes pudieron disfrutar de la maravillosa gastronomía de la zona en el restaurante Ca de Graus.

La última jornada comenzó en Ca de Llibernal de Noals, lugar en el que el, se acerco a los participantes, el mundo de la apicultura y la realidad de los productores locales. En una visita muy instructiva e interactiva, los participantes pudieron realizar algunos de los trabajos del apicultor,
además de poder degustar el exquisito manjar que es la miel. La jornada continuó con la visita al Castillo de Castarné y las ermitas de Bonansa.

Tanto los participantes como la organización hacen un balance satisfactorio de las jornadas, que han supuesto unos días de convivencia en los que, lengua y turismo, han ido de la mano en un entorno natural y cultural.

Comentarios