SOCIEDAD

Naval celebra su tradicional Feria de Artesanía

Este domingo unos 70 expositores presentarán sus productos por la plaza Mayor, la calle de Daniel Ballarín y los alfolíes, antiguos almacenes de sal

Feria de Naval
Feria de Naval.

Naval ultima los preparativos para celebrar este domingo la 19ª edición de su recuperada Feria de Artesanía, que durante toda la mañana congregará a alrededor de 70 puestos distribuidos en tres emplazamientos de la localidad.

Entre los expositores habrá artesanos dedicados al sector textil, la madera, la alimentación, etc., que llegarán, en su mayoría, desde distintos puntos del Somontano y de las comarcas vecinas, según explican desde el Ayuntamiento de Naval, organizador del certamen.

El espacio expositivo, que se podrá visitar a partir de las 9.30 horas, se extiende por la plaza Mayor (donde se encenderá una gran hoguera), la calle de Daniel Ballarín, y los alfolíes, los antiguos almacenes de sal, ubicados también junto al espacio porticado de la plaza. Los alfolíes, que constituyen una importante muestra de arquitectura civil, datan del siglo XIII y en el centro de la nave se levantan grandes columnas con motivos decorativos en madera sobre sus capiteles.

Los visitantes de la feria también podrán participar en el taller de cerámica que se ha programado en los porches de la plaza. Correrá a cargo del alfarero local David Echevarría, quien mantiene vivo este oficio de gran tradición en la villa de Naval, donde a principios del siglo XX llegó a haber más de 20 alfares, con sus maestros y aprendices. No en vano, la alfarería es una de las señas de identidad de la localidad, junto con la sal.

Esta actividad está especialmente pensada para los niños, pero todo aquel que lo desee puede probar a modelar figuras de barro. Al acabar, podrán llevarse a casa su creación.

También se podrán ir con una pieza de cerámica con sello de Naval los que se animen a degustar la caldereta de costilla de cerdo, que preparan las mujeres del pueblo y que se servirá a partir de las 13.30 horas en estos recipientes típicos. El precio de la ración, que incluye pan y vino, es de 4 euros. Con esta comida popular se pondrá el broche final a esta edición de la Feria de Artesanía.

Su origen se remonta al siglo XVII

La feria se celebra en esta villa cada tercer domingo de noviembre y su origen como punto de encuentro comercial entre el llano y la montaña se remonta a la Edad Moderna. Fue en 1645 cuando el Rey concedió a Naval el privilegio de organizar una feria, siempre que no coincidiera con las de Barbastro y Huesca.

El Concejo había pedido dos ferias y un mercado en compensación por los servicios prestados en la Guerra de Secesión de Cataluña, ya que de Naval salieron hombres y carros para transportar los víveres que necesitaba el ejército.

Tras más de tres siglos de existencia, la única feria que finalmente se concedió dejó de celebrarse a mediados del siglo XX. El Ayuntamiento recuperó en el año 2000 este certamen, que atrae a numerosos vecinos de la zona y turistas.

Comentarios