RIBAGORZA

Propietarios de la montaña de Castanesa denuncian la invasión de la Roca del Troc

Montanuy. Roca del Troc
Montaña de Castanesa

La Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón (PDMA) ha informado propietarios de la montaña de Castanesa han denunciado ante la Comandancia de la Guardia Civil de Benasque y ante Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón (al ser un proyecto declarado de interés general es Vertebración del Territorio la responsable del control del proyecto y de evitar este tipo de sucesos) la invasión por parte de las máquinas de Ramón de la Roca del Troc.

Desde la PDMA explican que en medio de las verdes praderas del valle de Castanesa siempre ha destacado una formación rocosa que incluso ha sido bautizada con un nombre: la Roca de Troc, que ha sido durante siglos un referente, una especie de faro en medio de un mar de hierba, como atestigua que en su entorno se encuentran varios yacimientos de la actividad ganadera de los primeros pobladores del valle.

Los ecologistas consideran que Aramón decidió convertir este icono del valle en una pieza de la ampliación de Aramón-Cerler por Castanesa. Al parecer, según explian desde la PDMA, en esa zona, además de la llegada del remonte y toda una serie de instalaciones anexas, se proyecta un edificio de 400 metros cuadrados de planta y otros edificios complementarios en una primera fase a la que seguirán otras.

Añaden que La Roca de Troc se encuentra ubicada en unos terrenos propiedad de una familia de Castanesa que se opoene al proyecto y que, tras sufrir, señalan desde la Plataforma ‘diferentes presiones por parte de Aramón (con el necesario apoyo del Gobierno de Aragón que amenaza con robarles sus tierras)’, han decidido llevar el tema a los tribunales de forma conjunta con buena parte de los habitantes del valle que se encontraban en situaciones parecidas y varias organizaciones que les apoyan, entre ellas la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón.

Consideran que, en una escalada de las presiones por parte de la empresa, Aramón ha decidido invadir la Roca de Troc con sus máquinas para comenzar la construcción del complejo urbano-industrial saltándose la más mínima legalidad y respeto de la actual propiedad y los habitantes del valle.

La PDMA concluye señalando que lo que agrava todavía más los hechos es ‘que estas obras de Aramón son para ampliar una estación de esquí negando el cambio climático y sufragadas con dinero público de los aragoneses’.