23F

Santiago Marraco: "Vi la entrada de Tejero al Congreso como una comedia mala"

El entonces diputado por la provincia de Huesca en el Congreso de los Diputados vivió en primera persona el intento de golpe de estado del 23F

Momento del intento del golpe de estado del teniente coronel Antonio Tejero
La "Universiada" del año 81 en Astún coincidió con el intento del golpe de estado del 23F Foto: Carlos Peñarroya / Archivo Peñarroya

Ni hubo disparos ni asaltos al Congreso, aunque la provincia de Huesca vivió con la misma inquietud el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981. 40 años después, los que lo vivieron siguen recordandolo con los pelos de punta.

Hubo políticos oscenses que lo vivieron en primera persona. Por aquel momento, Santiago Marraco era diputado por la provincia. Se encontraba en su escaño, en la quinta fila de la sala cuando ocurrió todo. "Vi la entrada de Tejero como una comedia mala (...) llena de sorpresas, con muchos tropiezos y algunas escenas vergonzosas, como cuando el teniente coronel Tejero trata de ponerle la zancadilla a Gutierrez Mellado", explicaba Marraco en los micrófonos de Radio Huesca.

Admite que no fueron conscientes de "la gravedad de lo que estaba ocurriendo" hasta que secuestraron a Felipe González y otros en la sala de "Los Relojes". Creía que todos eran rehenes muy valiosos, "pero los que lo iban a pasar mal eran las figuras más representativas". Por ello, no le preocupaba tanto su situación personal, sino lo que estaban pasando sus compañeros de Huesca y su familia. Pero agradece que en esos momentos la cantidad de llamadas de apoyo que recibió su mujer, "de izquierdas y de derechas, que hacen ver que la gente estaba pensando diferente a 1936".

Manolo Conte se enteró de lo ocurrido escuchando Cadena Ser. En aquella fecha era secretario provincial de CC.OO y militante del Partido Comunista. Hacía dos años que había fallecido su mujer de un accidente, y con dos hijos pequeños, temió por su vida cuando le amenazaron en la puerta de su casa, en Grañén. "Aunque a esas alturas ya se sabía que el golpe había fracasado, pensé que aún así podía irme al cementerio", contaba. Desde el sindicato “mis camaradas nos mandaron esconder todos los papeles, por lo que fuera a ocurrir". Comte acudió al domicilio de su suegro, "franquista y sargento", cuenta, que "me dio una escopeta" y cuando volví a casa, "aún seguían en la puerta pero no me dijeron nada con el arma".

También periodistas como Juan Antonio Foncillas, que por aquel entonces dirigía el diario "La Nueva España", -lo que es ahora "Diario del AltoAragón"- recuerda que la capital se quedó completamente vacía. "Después de que hablara el Rey, salimos a grabar la ciudad y nos la encontramos sola, casi igual que cuando declararon en 2020 el Estado de Alarma", explicaba.

El intento del golpe de estado coincidió con que se celebraba en Jaca la víspera de la inauguración de "Universiada de Invierno". Quien estaba metido de lleno en su organización era Manolo Bara, actual presidente de Peña Guara. "Desde la organización nos dijeron que seguía todo adelante, aunque vimos cómo aumentaba la seguridad de los atletas extranjeros", cuenta Bara. Admite que se plantearon él y unos cuantos cruzar hacia Francia, aprovechando que estaban en Astún, aunque la tranquilidad llegó cuando a primera hora del día 24 se encontraron al ejército montando parte de los espacios donde se iba a desarrollar la competición.

Años más tarde, cuando Santiago Marraco fue presidente de la Comunidad Autónoma de Aragón, entregó en la Academia General Militar de Zaragoza un despacho al hijo del coronel Antonio Tejero. "Era una generación diferente (...) aunque no hay que olvidar que su hijo celebró con una paella el asalto de su padre", concluye Marraco.

Comentarios