jaca

La Hermandad de ala Rasera de Jaca comunica su decisión de no reunirse en el Primer Viernes de Mayo

Cada día se suman nuevos establecimientos que anuncian su cierre ese día “con el puño en el pecho y con lágrimas en los ojos”

Hermandad Rasera
Este grupo de amigos ha decidido no reunirse durante el Primer Viernes de Mayo

A las iniciativas particulares de establecimientos de hostelería de Jaca se suma la de uno de los colectivos que más intensamente viven cada año la Fiesta del Primer Viernes de Mayo. La hermandad oficiosa de La Rasera ha enviado un comunicado en el que comunica que se van a tomar “Un respiro responsable” y que su cuadrilla no se reunirá ni celebrará ninguno de los actos oficiosos que realizaban en torno al Primer Viernes de Mayo. Ni vermú, ni verbena ni campanadas el jueves previo, ni visita a la bodega de Echeto, ni almuerzo en el Llano de la Victoria ni canto del himno en la calle Mayor.


NOS TOMAMOS UN “RESPIRO RESPONSABLE”

El año pasado la Hermandad La Rasera celebramos un Primer Viernes de Mayo diferente, la situación era complicada al estar confinados y las ganas de demostrar que la Pandemia no podía con nosotros nos hicieron agudizar el ingenio y amoldar nuestras celebraciones a las circunstancias que nos estaba tocando vivir.

Durante los días previos hicimos la propuesta del Almuerzo Solidario que tuvo bastante aceptación y que consiguió recaudar un dinero que sirvió para echar una mano en el acopio de los materiales que escaseaban en aquellas duras jornadas y que era tan necesario. Toda ayuda era poca.

La noche del jueves de mayo cantamos los primeros compases del himno en nuestras casas y editamos un video muy emocionante que ha quedado para la historia y para nuestras memorias como un recuerdo precioso de unión y de amistad.

Finalmente estuvimos conectados todos vía telemática para unirnos al pueblo jacetano en sus balcones cantando el Himno de Primer Viernes de mayo con un objetivo común: derrotar al nuevo enemigo. Al maldito virus.

Este año no hay fiesta. Tampoco la había el año pasado, pero las circunstancias son distintas y, después de hablarlo entre nosotros, hemos llegado a la conclusión de que la solidaridad debe dar paso a la responsabilidad porque creemos que es lo que toca. Todos tenemos la triste sensación de que no hay nada que celebrar, no hay desfile y por tanto no tenemos la obligación de “forzar” una fiesta que no se celebra.

Estamos de acuerdo en que para almorzar juntos ya tendremos tiempo cuando todo esto pase. Estamos de acuerdo en que para tomarnos unas cañas en cuadrilla y celebrar el medio siglo que nos está llegando a la mayoría ya tendremos tiempo cuando pase todo esto. Estamos de acuerdo en que para cantar el himno apretujados en la calle mayor ya tendremos tiempo cuando pase todo esto (ojalá el año que viene). Y como lo que queremos es que pase todo esto, desde nuestra humilde cuadrilla hemos decidido que lo mejor es no hacer nada como colectivo y todavía más con la situación complicada que está surgiendo estos días en nuestra ciudad.

Así que este año nos tomamos un respiro. Un “respiro responsable” que queremos trasladar a todos para que no se complique más la cosa y poder volver a nuestra nueva normalidad. PERO A LA DE VERDAD: A la del alboroto en la Bodega de Echeto, la del ansia del vermú el jueves en el bar Al Fin, la de la alegría en nuestra verbena de la calle Zocotín, la de las risas de nuestras campanadas el jueves a las diez de la noche en la puerta del Ayuntamiento, la de las carcajadas en el almuerzo en el llano de la Victoria, la del orgullo presenciando o participando en el desfile de las Huestes Cristianas y la de la emoción cantando el Himno como siempre en la calle Mayor, pero eso será …
… CUANDO PASE TODO ESTO.