Un Día del Alzheimer sin actos, pero con numerosas necesidades que atender

El Alzheimer es en la actualidad la principal causa de dependencia y discapacidad en las personas

Con motivo del Día Mundial del Alzheimer, este lunes 21 de septiembre, la Federación Aragonesa de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer, de la que forman parte 9 asociaciones de familiares con sede en Alcañiz, Andorra, Barbastro, Caspe, Fraga, Huesca, Monzón, Teruel y Zaragoza, quiere, como todos los años, recordar que el Alzheimer sigue estando muy presente en nuestra sociedad y que la Covid 19 ha golpeado especialmente a los enfermos y sus familias.

Aunque nadie ha estado exento de poder contagiarse, ha sido la población de edad avanzada la más castigada, la que más directamente ha sufrido en carne propia tanto los efectos de la enfermedad como las consecuencias colaterales que ha traído consigo la Covid-19. Y, dentro de este colectivo, las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia han sido, sin duda, las más directamente damnificadas.

El confinamiento total o parcial que hemos vivido representa una nueva situación en la vida de la persona con Alzheimer, que ésta no es capaz de comprender, lo cual se traduce en agitación, incremento de los problemas conductuales y aceleración en la degeneración o evolución de la demencia.
El empeoramiento de la demencia viene determinado también por la interrupción prácticamente inmediata de las atenciones especializadas que ofrecen las terapias no farmacológicas, actividades propias de las Asociaciones. Eliminar de la ecuación el factor que contribuye a la ralentización de la evolución de la enfermedad es el desencadenante de la pérdida de calidad de vida en plazos de tiempo muy reducidos.

Asimismo, el confinamiento es igualmente duro para la persona cuidadora, que ve condicionada su vida aún más por la imposibilidad de compatibilizar momentos de cuidado con momentos de ocio, de descanso o de respiro que poder dedicar a otras

Recordar que el Alzheimer es en la actualidad la principal causa de dependencia y discapacidad en las personas.

La enfermedad de Alzheimer tiene un pico de aparición creciente a partir de los 70 años de edad. Es relativamente rara por debajo de los 65 años, aunque hay casos descritos con inicio, excepcionalmente atípico, en la juventud. El hecho de que afecte más a las personas ancianas ha asociado, erróneamente, el envejecimiento a la enfermedad de Alzheimer. No todas estas personas sufren Alzheimer, ni la enfermedad de Alzheimer ocurre solamente en personas de avanzada edad; suele ser una enfermedad de una evolución progresiva con una media de doce años de duración. No obstante, se trata de un colectivo de la población nada desdeñable compuesto por cerca de 5 millones de personas, de acuerdo a datos manejados por la Confederación Española de Alzheimer, que estima que el 7% de las personas mayores de 65 años y la mitad de los mayores de 85 años sufren algún tipo de demencia. En Aragón, este porcentaje es algo mayor por la estructura poblacional.