LASPAÚLES

Un ganadero de Bisaurri se encuentra con un oso mientras revisaba su rebaño

El hecho tuvo lugar el pasado 6 de septiembre en un campo próximo a coll de Fadas

Ejemplar de un oso atacando a un rebaño de ovejas en Castanesa
El pasado mes de junio, un pastor de Castanesa , pudo fotografiar un ejemplar de oso dentro del cercado de las ovejas

El pasado 6 de septiembre volvía a tener lugar en la Ribagorza el encuentro entre un ganadero y un oso. En este caso, el ganadero de San Feliu de Veri, en el municipio de Bisaurri, se encontró cara a cara con el plantígrado, en un campo próximo a coll de Fadas, cuando se hallaba ‘recordando’ su rebaño de vacas. La alcaldesa, Maria Pilar Saludes explicaba que el ganadero tuvo el oso a unos 20 metros de distancia, y que tuvo que dejar lo que estaba haciendo y marcharse para que el animal pudiese campar a sus anchas por una finca de un particular.

El ganadero que lleva más de una década conviviendo con el oso, el ejemplar que, supuestamente, está afincado en el Turbón, la osa Sarousse, explicaba que, en ocasiones, le desaparecen terneros y los encuentra semanas o meses después escondidos entre bojes o zarzas. Dice que son ataques de oso que se producen en montes de matorral muy amplios, difíciles de localizar, que no se pueden demostrar científicamente porque desaparece y no se encuentran de forma inmediata para poder localizar los restos.

En ocasiones, apuntaba, técnicos del departamento le han apuntado que si quiere verificar, científicamente, que el ataque es del oso, ya que no han encontrado huellas, debe de transportar el cadaver hasta Zaragoza para hacerle las pruebas pertinentes.

Desde los Ayuntamientos de Laspaúles, Bisaurri y Montanuy, sus alcaldes, Nacho Espot, Maíia Pilar Saludes y Esther Cereza, consideran que no es lógico
que el ganadero aun tenga que cargar con estos costes. Y recuerdan que, en esta zona de la Ribagorza, desde hace más de un año, además de convivir con el oso, los ganaderos se han visto obligados a convivir con la presencia de varios lobos.

La montaña, dicen, está sufriendo un grave problema; se está viendo amenazada por una sobreprotección de la fauna salvaje y una desprotección de quien realmente la cuida, la ganadería extensiva que es la que garantiza el mantenimiento de la biodiversidad en un ecosistema tan sensible como es la montaña.

Como ya apuntó la alcaldesa de Montanuy, en la concentración en Castanesa, “las medidas medioambientales están siendo una carga para quienes vivimos, mantenemos y cuidamos este entorno. No son buenas para la ganadería extensiva pero mucho menos para el monte, que cada vez está más lleno de maleza”.

Consideran los tres ediles que se necesita un cambio legislativo en materia de protección de fauna salvaje pensando en quienes viven en el territorio y en quienes visitan la montaña por diversión y ocio, para que, unos y otros, lo hagan de forma segura.

En el ataque de Castanesa el pasado miércoles 27 de junio, en el que el ganadero hizo la foto al oso dentro del cercado con las ovejas, según informó el Gobierno de Aragón, no se localizaron restos porque había llovido y no se pudo llegar al lugar hasta el viernes.

Desde el Ayuntamiento de Bisaurri, la alcaldesa apunaba , que queda más que demostrado que la ineficacia del protocolo de actuación y los medios de los que disponen las brigadas de vigilancia no son los correctos y mucho menos eficaces. Además, destacaba que, con estos hechos, se está poniendo en duda la palabra de los ganaderos, ‘lo más importante que tenemos en los pueblos, y en muchos los únicos vecinos, algo que desde las administraciones locales no vamos a permitir’.

Comentarios