sociedad

Nueve alumnos del taller "Con mucha miga" de Valentia podrán trabajar como pasteleros o panaderos

Los alumnos han obtenido el certificado de profesionalidad en operaciones básicas de pastelería, además de panadería y bollería

Clausura del taller "Con mucha miga"
Clausura del taller "Con mucha miga"

Después de un año y 1.952 horas de formación, los nueve alumnos y alumnas de la Escuela taller Con Mucha Miga recibieron la semana pasada el certificado de profesionalidad que les acredita para el desarrollo de actividades profesionales en pastelería, y han superado también el módulo bollería y panadería.

El proyecto, puesto en marcha junto al Instituto Aragonés de Empleo, facilita así la inserción laboral de los alumnos con discapacidad intelectual o en riesgo de exclusión mediante un itinerario flexible y personalizado, que ha incluido orientación profesional durante todo el proceso formativo. "La formación es un elemento clave en el proceso de inserción de la persona con discapacidad. Estas escuelas taller facilitan la adquisición de competencias técnicas, personales y sociales de forma individualizada, permitiendo el progreso de la persona a lo largo del itinerario", ha destacado Miguel Ángel López, gerente de Valentia.

A lo largo del curso, los alumnos se han formado, además, en áreas complementarias que incluían competencia digital, prevención de riesgos laborales, igualdad de género, sensibilización medio ambiental, orientación laboral y habilidades sociales o elaboración de páginas web. Igualmente, han participado en once acciones formativas sobre seguridad en redes sociales, primeros auxilios o producción y distribución de alimentación en Aragón o nutrición y dietética.

Por otro lado, los alumnos han realizado visitas y prácticas en pastelerías y panaderías de la provincia de Huesca, como Dulcysa, Confitería Vilas, Pastelería Ascaso, Panadería Esmes y Panadería Olbis. Igualmente, la Escuela taller pusieron en marcha la colaboración con otras entidades sociales (Autismo Huesca, Cruz Blanca Huesca, Fundación Agustín Serrate e YMCA) a las que se ha donado parte de los productos elaborados.

Para Vanesa Arazo, directora de la Escuela taller Con Mucha Miga, "tanto los alumnos como los profesionales que hemos trabajado con ellos, hemos crecido como personas y hemos creado una gran familia gracias a la capacidad de superación y mejora en un año especialmente complicado por el reto de hacer frente a una pandemia".