montaña

Valentia hace cima en la Peña Oroel

El pasado mes de diciembre el Centro Ignacio Claver , de Martillué ,puso en marcha su equipo de montaña

grupo de montaña de Valentia Martillué,
El grupo de montaña de Valentia Martillué, de reciente creación, continuará con excursiones de montaña todos los meses

Este pasado fin de semana el grupo de montaña del Centro Ignacio Claver que Valentia tiene en Martillué (Jaca) conquistó la Peña Oroel. Es la ascensión más exigente que ha realizado este grupo de personas con discapacidad, que hace dos meses comenzaron una preparación que les ha llevado a otros montes y excursiones con raquetas de nieve. Desde el centro se vive esta ascensión como un verdadero éxito y consolidan así este nuevo grupo de actividades al aire libre que permite a personas con discapacidad disfrutar del entorno privilegiado en el que viven, el Pirineo.

La ascensión a la Peña Oroel (1.769m) se realizó con los guías de la empresa local Ojos Pirenaicos y ya tienen la próxima cita concretada para el próximo fin de semana con un nuevo grupo de iniciación a la montaña.

El pasado mes de diciembre el Centro Ignacio Claver puso en marcha un equipo de montaña. El proyecto de montaña combina la formación y el ocio. Además, nace con vocación de convertirse en una actividad inclusiva abierta a los visitantes del centro vacacional de Martillué. El objetivo es realizar dos salidas al mes en las que trabajan la preparación y los conceptos principales de la seguridad en la montaña.

Laura Díaz, coordinadora del proyecto en el Centro Ignacio Claver, explica que trabajan la preparación técnica previa- como la meteorología, la orientación, la preparación del material- “pero también el trabajo en equipo y imprescindible el compañerismo en el desarrollo de la ruta”.

grupo de montaña Valentia Martillué
El pasado mes de diciembre el Centro Ignacio Calver puso en marcha su equipo de montaña

Además, el proyecto nace con la ambición de preparar a los usuarios para que ellos mismos puedan adquirir las habilidades y destrezas necesarias para plantear rutas de montaña y guiar al grupo. Igualmente, la iniciativa aspira a convertirse en una actividad inclusiva, abierta a los visitantes de la zona y a los futuros clientes del centro vacacional de Martillué.
El proyecto nace de la mano de un grupo de usuarios de nivel medio-alto con experiencia previa en montaña. Sin embargo, está prevista la organización de un grupo de iniciación más centrado en la interpretación del entorno y la educación ambiental.

Como explica David Ruiz de Gopegui, responsable de la empresa Ojos Pirenáicos, «el proyecto apuesta por fomentar la autonomía de los usuarios de Valentia. Por eso se trabaja con ellos la preparación de las salidas. Son ellos los que deciden el destino, teniendo en cuenta los diferentes aspectos de las actividades de montaña». «En cada salida adquieren habilidades para que en el futuro sean ellos los que puedan organizar sus propias rutas», explica.

Además, en cada una de las actividades se establecen dos objetivos estratégicos. En esta primera ocasión fueron la equipación y el diseño de la ruta. «Además, trabajamos la responsabilidad de guiar a un grupo. Aunque no hay un nivel homogéneo, tienen un objetivo común: volver todos a casa con ganas de más».

El proyecto prevé la realización de diferentes modalidades: desde el trekking a la escalada o las raquetas.