Varios deportistas oscenses becas excelencia al estudio y el deporte de la Fundación Bantierra

wer
Imagen de todos los premiados 

La Fundación Caja Rural de Aragón ha entregado las 10 becas a la Excelencia en Educación y Deporte, convocadas para reconocer el esfuerzo conjunto al estudio y el deporte, de estudiantes de ESO y Bachiller de los territorios en los que opera Bantierra. Entre los seleccionados se encuentran los altoaragoneses Jessica Mur Plana, Nicolás Vigón Bescós, Laura Pintiel Paños y Pol Oriach Enjuanes.

El presidente de la Fundación Caja Rural de Aragón, Luis Ignacio Lucas, se refirió en sus palabras al reconocimiento emocional y motivacional de estas becas. “Sobre todo en esas edades, la simbiosis ente educación y deporte ha de ser casi perfecta y estos niños han demostrado la excelencia no solo deportiva, sino académica. Qué mejor manera entonces que reconocérselo desde la Fundación de esta manera, con la primera edición de las becas, para que un día recuerden que la entidad les premió su esfuerzo. Se trata de un reconocimiento emocional y motivacional a estos jóvenes que ahora son niños, pero que, en un tiempo, serán los trabajadores del futuro”

También añadió que “resulta difícil –más hoy en día- aunar las características que implica el deporte (esa capacidad de sacrificio) y el éxito académico (las buenas notas). Por ello, desde aquí, yo les aconsejo una cosa: que lo que hagan, lo hagan porque les hace felices. Y todo, con juego limpio, sin atajos, sin doppings, porque, al final, esos atajos pueden acabar en una mala experiencia”.


Durante el acto, dos de los miembros del comité técnico, el presidente del Consejo Escolar de Aragón y la deportista Ana Galindo se dirigieron a los 10 premiados.

Ambos resaltaron la gran complejidad del proceso de selección, debido a la brillantez de los expedientes académicos y deportivos de los participantes en esta primera edición.
En palabras de la esquiadora olímpica Ana Galindo, “Yo empecé como ellos, a edades tempranas. Dediqué toda mi vida al deporte de competición, que tiene dos facetas. Una muy dura y exigente, pero que luego recompensa, porque es tu pasión. Eso puede con todo y te hace feliz. Visto con perspectiva, les he transmitido que es importantísimo que tengan sueños, que crean en ellos, y que luchen por ellos, porque son el motor que les ayudará a superar los momentos más difíciles. Por otro lado, les he aconsejado que se sigan esforzando y mejorando, porque siempre se puede dar un poco más. Así, el día en que se retiren, mirarán atrás satisfechos pensando “lo di todo”.

Para el presidente del Consejo Escolar de Aragón, Jesús Garcés “Es una oportunidad la que tienen estos niños, conjugando educación y deporte, sobre todo, por los valores que ambos les inculca de esfuerzo y superación. No obstante, yo querría decirles que supieran conjugar los factores necesarios para ser buenas personas, porque, en una sociedad como la nuestra, tan diversa, hemos de saber empatizar con los “diversos”, con aquellos que no cuentan con las mismas capacidades que nosotros. El objetivo es que se introduzcan en un proceso educativo y deportivo al mismo tiempo, que les lleve a ser magníficos profesionales, con dos referentes: cabeza y corazón.

Comentarios