ALTO GÁLLEGO

XIX Marcha Transfronteriza Sallent de Gállego-Arrens-Marsou

Hace siglos establecieron estos tratados para ayudarse entre los habitantes de ambos lados del Pirineo, mejorando la convivencia y auxilio a personas

Puerto de Peyre Saint-Martin, cruce de frontera 312
Puerto de Peyre Saint-Martin, cruce de frontera 312 (muga)


El día 19 de Agosto a las 12´30 horas, se celebra la 19 edición de la Marcha Transfronteriza, en la que se rememoran los pactos de amistad y concordia entre el Valle de Azun y el Valle de Tena en el Collado de la Piedra de San Martin.

La historia de esta marcha se remonta al 5 de mayo de 1544, “cuando los habitantes de Arrens- Marsous en el Valle de Azun y los de Sallent de Gállego y Panticosa en el Valle de Tena, se reunieron en el Collado de la Peyre de Saint Martin para firmar unos acuerdos de paz, siendo renovados el 28 de junio de 1547 en el lugar de Sallent de Gállego y el del 30 de junio de 1719, escrito en el Puerto de la Piedra de San Martin”, nos comentaba Anacris Gericó, coordinadora de esta actividad.

El 29 de julio de 2000, 280 años más tarde, franceses y españoles de los dos valles fronterizos se reencontraron de nuevo con el fin de poner al día los acuerdos de paz firmados por sus antepasados, en una recuperación que realizaron los alcaldes en ese momento de Sallent de Gállego, Panticosa y Arrens-Marsous.

Anacris Gericó destacaba que “ en estos momentos que se habla de romper fronteras o inmigración, hace siglos que se establecieron estos tratados para ayudarse, convivencia entre los habitantes de ambos lados de estas montañas, intercambios comerciales o el auxilio a personas perseguidas.  Demostrando que el Pirineo no es una barrera y se crean caminos de unión entre habitantes de distintos países pero con los mismos problemas. ”

Este año la salida es a las 07,00 horas salida de La Sarra y a las 12,00 horas se lleva a cabo el encuentro en la cima con los vecinos de Arrens-Marsous y seguido de la lectura, en patués, francés y español del solemne del pacto y firma por los asistentes.

Una hora después se lleva a cabo una comida de alforja amenizada con cantos pirenaicos antes de bajar todos juntos a Arrens-Marsou, por la tarde con visita a la localidad francesa. Se concluye la jornada de confraternización con una cena, regresando en el autobús que ha fletado el Ayuntamiento sallentino.

Comentarios